Flora

Hoy en día, la vegetación, que debió cubrir todo la zona como un auténtico manto vegetal, ha desaparecido de grandes áreas. La gran presencia de cultivos se debe a las características de este área, ya que es un territorio con sustratos muy ricos y apropiados para la agricultura, por lo que se encuentra muy antropizado, con numerosas villas que tienen un elevado número de habitantes.

En cuanto a la vegetación natural aparecen bosques de ribera asociados a los cauces fluviales, algunos pequeños encinares y melojares, brezales y tomillares en los bordes de la vega, pastizales y prados naturales y pinares de repoblación.

Estas formaciones vegetales son indicativas de la vegetación original de la zona que, en su parte sur, estaba constituida principalmente por encinares (Quercus rotundifolia) y, en la parte norte, por robledales (Quercus pyrenaica). Dentro de los bosques caducifolios de la ribera de los ríos aparecen: Populus nigra (chopo o álamo negro), Populus alba (chopo blanco, álamo común o álamo blanco), Ulmus minor (olmo), Salix neotricha (sauce), Salix fragilis. Acompañando a las especies arbóreas están distintas especies del género Rosa spp (rosales silvestres), también Rubus spp. (zarzas), Prunus spinosa (endrino), Crataegus monogyna (majuelo o espino albar), Ranunculus spp, Humulus lupulus (lúpulo) (cultivado en la ribera del Órbigo), Urtica dioica (ortiga), Equisetum sp, Saponaria officinalis (jabonera), etc. En los melojares la especie más abundante es Quercus pyrenaica (roble melojo o rebollo), aunque le acompañan otras especies, como Hedera helix (hiedra), Crataegus monogyna (majuelo o espino albar), o Narcissus sp (narciso). En la zona Reino de León los melojares suelen encontrarse asociados a brezales, por lo que también va a haber Erica umbellata (brecina), Daboecia cantabrica (brezo de vizcaya), Calluna vulgaris (querihuela, brezina) y más. Estos melojares se sitúan en la zona norte, en municipios como Cimanes del Tejar, Valverde de la Virgen o Chozas de Abajo. Existe un brezal sin melojar en Llamas de la Ribera.

La especie caraterística de los encinares es Quercus rotundifolia (encina),aunque le acompañan numerosos matorrales y herbáceas, según la zona podemos encontranos Arbutus unedo (madroño) o Jasminum fruticans (jazmín silvestre), Rubia peregrina (rubia), etc. Localizamos encinares en los términos municipales de San Esteban de Nogales, Chozas de Abajo, Villarejo de Órbigo, etc. Los tomillares son un tipo de formación arbustiva que se sitúa en suelos ricos en bases, que están sometidos a erosión; están formados por distintas especies del género Thymus, como T. mastichina, T. zygis o T. mastigophorus. Benavides de Órbigo posee un tomillar dentro de su municipio. Prácticamente todos los pueblos de Reino de León poseen pastizales y pastos que son utilizados para la ganadería extensiva, principalmente ovina, en algunos pueblos son de una considerable extensión, por ejemplo los situados en Cimanes del Tejar, Santa Marina del Rey o en Quintana del Marco, en los que ocupan grandes superficies. En los municipios de Llamas de la Ribera, Cimanes del Tejar y Valverde de la Virgen podemos observar pinares de repoblación con distintas especies del género Pinus. Estos diferentes tipos de vegetación se deben a las características geológicas y climáticas de la zona, surcada por numerosos ríos y arroyos como el Esla, Órbigo, Raposeras, del Regueral, Valle Huerga, … Situada además en el mundo mediterráneo pero, muy cercana e influenciada por la región eurosiberiana, presentando especies de ambas regiones.

Encina (Quercus rotundifolia)

flora1Ningún otro árbol representa la vegetación ancestral en toda la región sur del área de Reino de León mejor que la encina o carrasca.

Aunque puede llegar al alcanzar los 15-20 metros, suele presentar un porte más “achaparrado”. La copa es densa y recogida con un ramaje retorcido. Las hojas endurecidas y cubiertas de ceras no son más que un reflejo de las condiciones climáticas del territorio ya que así evitan la pérdida de agua durante el verano. Su fruto, una bellota dulce, posee un alto valor energético, siendo utilizado de alimento incluso por el hombre. Estas bellotas son buscadas por especies cinegéticas como corzos, ciervos o jabalíes, siendo los encinares buenos refugios de fauna silvestre.

Roble melojo (Quercus pyrenaica)

Al igual que la encina al sur, el melojo representa en las suaves colinas del norte el bosque más característico, presentando una peculiar propiedad: la marcescencia.

Ésta, consiste en la conservación de las hojas secas hasta la primavera siguiente, siendo por lo tanto un árbol caduco. De elevada capacidad de rebrote, suele crecer formando matorrales rastreros, que con el tiempo pueden llegar a formar bosques muy espesos.

Álamo blanco (Populus alba)

flora2Árbol característico por su copa redondeada y cónica con un inconfundible color plateado, debido al envés de sus hojas, aterciopelado y blanquecino.

Acompaña a ríos y arroyos creciendo próximo a sus cauces y también en los sotos y vegas. Sus copas ofrecen un lugar idóneo para anidar a martinetes, garzas o cigüeñas. Su trono rectilíneo y de gran altura ha sido utilizado para una ancestral tradición: Los Mayos. Su madera, blanquecina y resistente es utilizada en carpintería y para la fabricación de papel.

Negrillo (Ulmus minor)

El nombre de negrillo ya hace referencia a la corteza oscura y rajada que presenta este árbol.

Sus flores y frutos, en sámara, son de color discretos, floreciendo tempranamente, entre febrero y abril. Las hojas presentan un característico borde aserrado, provistas de 7 a 12 pares de nervios paralelos. Las olmedas o negrillares, pese a su escasez, son bosquetes densos, capaces de desarrollarse en suelos más secos que las choperas y olmedas, siendo así frecuentes en vegas con suelos ricos en nutrientes.

Rosal silvestre (Rosa canina)

Conocido tradicionalmente como escaramujo o agavanzal y más vulgarmente como picaculos o tapaculos, el rosal silvestre es un arbusto de ramaje fuertemente enmarañado que apenas sobrepasa los 3 metros de altura.

Las flores son llamativas, de cinco pétalos efímeros y coloración blanca o rosácea. El fruto es de color rojizo, carnoso en el exterior y con varias semillas con gran cantidad de pelosidad en su interior. La carne del fruto es comestible, y su infusión ha sido utilizada tradicionalmente para tratar el catarro. Sin embargo la ingesta de las semillas puede provocar molestias intestinales relacionadas con su nombre de picaculos y tapaculos.

Endrino (Prunus spinosa)

flora3Se le conoce también como bruno, pruno o abruño. Es un arbusto que puede llegar a alcanzar los 4 metros de altura, de ramas intrincadas y espinosas.

Su fruto redondeado de apenas 2 cm. de diámetro es de color azul intenso que oscurece al madurar. Éste, es conocido como andrina, endrina o pruno¸ y, pese a su sabor fuertemente amargo, es muy apreciado gastronómicamente para la elaboración de licores y pacharanes. En el territorio de Reino de León suele aparecer en las vegas más húmedas. Junto con el majuelo o espino albar ha sido utilizado tradicionalmente para la creación de setos impenetrables por su carácter espinoso.

Majuelo o espino albar (Crataegus monogyna)

floraTambién conocido como majoleto o amayuelo. Es un arbusto que puede alcanzar los 4 ó 5 metros de altura, con un ramaje retorcido y fuertemente espinoso.

La intensa floración de esta planta le proporciona un aspecto característico e inconfundible durante la primavera. Su fruto, comestible, posee una semilla dura en su interior.
La flor se consideran medicinales para la hipertensión mientras que los frutos se puede utilizar para la elaboración de licores.

Hiedra (Hedera helix)

flora4Esta planta, característicamente lianoide, puede aparecer en multitud de ambientes, prefiriendo siempre lugares más frescos y húmedos, como los sotos de las alamedas y en claros de bosques, y ocupando las construcciones abandonadas como muros o tapias.

Las hojas son de forma variable, unas ovaladas y enteras y otras palmeadas con 3 ó 5 lóbulos. El fruto de la hiedra madura a lo largo del invierno, por lo que resulta un magnífico alimento durante el periodo frío para aves como mirlos, zorzales o palomas torcaces. Su uso como planta ornamental está muy extendido, sin embargo su rápido crecimiento y su capacidad colonizadora hace que en ocasiones sea difícil de erradicar.

No hay comentarios.

Dejar un comentario

Junta de Castilla y León Comunidad Económica Europea Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino Entidades Patrocinadoras y Colaboradoras

Reino de León Acción Local 21 Poeda Diputación de León Caja España Duero Entidades Patrocinadoras y Colaboradoras